La energía geotérmica: características, ventajas e inconvenientes

La energía geotérmica es considerada una energía renovable: consiste en aprovechar el calor de las capas más profundas de la tierra, que están a una temperatura constante durante todo el año, para conseguir agua caliente sanitaria. Por lo tanto, es una energía muy eficiente y limpia. Podemos observar su aplicación de manera natural, por ejemplo, en los géiseres como el del parque de Timanfaya en Lanzarote.

Uso

El aprovechamiento de la energía geotérmica depende de las características de la fuente: las de alta temperatura (más de 100ºC) se utilizan para producir electricidad; por debajo de este nivel, se puede usar para calefacción y refrigeración a través de una bomba de calor geotérmica; en el caso de una temperatura muy baja (menos de 25ºC) su uso se centra en la obtención de agua caliente. En España, por ejemplo, a unos 10 metros de profundidad podemos encontrar 17ºC de manera constante todo el año. El calor del subsuelo se utiliza como suministro de agua caliente y para calentar en invierno (extrae calor de la tierra) y refrigerar en verano (cede calor).

Funcionamiento

El suministro o extracción de calor se lleva a cabo a través de un conjunto de colectores enterrados por los que circula una solución de agua con glicol. La bomba de calor geotérmica es la encargada de absorber o liberar esa energía de la tierra.

Ventajas de la energía geotérmica

Se trata de una energía que tiene un mínimo impacto en el medio ambiente. Su utilización reduce el consumo de combustibles fósiles, además de tener un coste de producción de electricidad menor que las plantas basadas en esa energía (se estima su ahorro en un 75%) y, por lo tanto, también reduce su emisión de CO2. Por otro lado, al basarse en la temperatura del subsuelo, que es constante durante todo el año, el uso de la energía geotérmica ayuda a minimizar la dependencia de otras fuentes de energía de manera sostenida en el año. Por último, se trata de una energía que no hace ruido al no tener compresores y que tiene un bajo mantenimiento.

Inconvenientes de la energía geotérmica

Su principal desventaja es precisamente su propia naturaleza. Al depender de la temperatura de las capas del subsuelo, las primeras fases de la instalación son largas y muy costosas, dependiendo de muchos estudios previos (hay que localizar el lugar idóneo para su implantación en dependencia de las características del suelo) y maquinaria muy específica.

Además del coste de la instalación, que suele ser aparatosa, y su limitada disponibilidad , su aprovechamiento es a nivel local (se trata de una energía que no se puede transportar). Por último, a pesar de ser una energía renovable y limpia, tiene cierto impacto medioambiental al perforar el terreno o en caso de accidente, ya que se pueden producir emisiones tóxicas

Se trata de una alternativa para la climatización de instalaciones, edificios y viviendas. En Madrid tenemos uno de los casos más interesantes: la estación de metro Pacífico ahorrará un 75% de la energía que consume gracias a la energía geotérmica.

Foto: NesjavellirPowerPlant edit2. Vía Wikimedia Commons.

Comentarios