Energía renovable: principales fuentes

Parque eólico en Alemania

En este blog ya hemos comentado las características de algunas de las fuentes de energía renovable que pueden ser aplicadas en su vivienda, como la energía geotérmica o la biomasa. Hoy queremos presentarle una visión general de las principales fuentes que se pueden aprovechar en la actualidad y en las que profundizaremos más adelante.

¿Qué es una fuente de energía renovable?

Se considera energía renovable aquella fuente de energía natural que aparentemente es inagotable (debido a la gran cantidad de la misma o por la capacidad de regenarse). Pueden ser energías no contaminantes (energía eólica, geotérmica, hidráulica o solar, por ejemplo) o limpias y contaminantes (como la biomasa).

Energía solar

Se trata probablemente de la energía renovable más conocida por todos. Su funcionamiento se basa en aprovechar la radiación solar para transformarla en energía aprovechable. Tiene dos posibles sistemas de implantación: generar electricidad a través de paneles fotovoltaicos o conseguir agua caliente sanitaria mediante colectores solares.

Energía eólica

Esta fuente de energía renovable consiste en aprovechar el movimiento del aire para conseguir energía, generalmente electricidad mediante aerogeneradores. Es probablemente el sistema renovable más antiguo, ya que se usaba para mover barcos o la maquinaria de los molinos. Es la energía limpia menos costosa de producir, aunque eso sí, depende de la velocidad del viento.

Energía hidráulica

El agua se mueve, de manera natural, desde dónde tiene más energía potencial a dónde tiene menos. Es decir, de la montaña al mar. La energía hidráulica se basa en aprovechar el curso del agua para, haciéndola pasar por turbinas conectadas a un generador, conseguir electricidad. En general dependen de la climatología y en caso de necesitar mucha electricidad, se requiere grandes instalaciones.

Otras fuentes

Existen otras muchas fuentes de energía renovable para generar electricidad o calor, pero que debido a volumen de uso no tienen gran incidencia global, como puede ser la energía maremotriz (aprovechando las diferencias de la marea) o la undimotriz (aprovechando el movimiento de las olas).

Recuerde lo que nos decían en el instituto, «la energía ni se crea ni se destruye, se transforma». Aprovechémosla con cabeza y menos contaminantes.

Foto: Windpark. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons.

Comentarios