¿Cómo elegir una bombilla?

Por diciembre 17, 2014 Consejos, Información

Hasta hace unos años, al ir a comprar una bombilla, lo único que tenía que preguntarle al vendedor era cuántos watios tenía para así saber la cantidad de luz que daba. La verdad es que era una relación coherente y que cualquiera podía entender: a más watios, más luz. Punto. Hoy en día esa relación ya no tiene porqué cumplirse entre diferentes bombillas. Si a este cambio le añadimos la consideración de la temperatura de la luz o el índice de reproducción cromático, lo más probable es que salgamos de la tienda con una bombilla que no se parece en nada a lo que queríamos en un principio. Veamos cuáles son los elementos en los que debemos fijarnos para saber cómo elegir una bombilla.

  • Casquillo de la bombilla. Existen multitud de casquillos diferentes en función de dónde vayamos a colocar la bombilla. Los más comunes de rosca son el E27 (gordo) y E14 (fino) y los GU 10 y 5.3 entre los empotrables. La letra se refiere al tipo de rosca y el número al diámetro de la misma.
  • Temperatura de color (ºK). Dicho así suena muy técnico. Se refiere a si la luz es cálida (amarilla, 3000ºK aprox.) o fría (blanca, por encima de 5000ºK). Para saber cómo elegir una bombilla debemos tener en cuenta que las halógenas siempre darán una luz cálida, ya que funcionan por temperatura. En cambio, las bombillas fluorescentes pueden ser frías o cálidas y los led pueden barrer cualquier gama cromática. En general, recomendamos una temperatura de color cálida para ambientes con poca luz (pasillos, dormitorios o incluso salones), y una temperatura fría en zonas donde se requiera mucha luz (oficinas, estudios,…). Hay un punto intermedio de unos 4500ºK (blanco puro) que se recomienda para cocinas o baños.

bombillas_eficiencia

  • Lúmenes (lm). Se refiere a la cantidad de luz que emite la bombilla. Es en este valor en el que debemos fijarnos si queremos una bombilla que dé mucha o poca luz. En general, podemos considerar una bombilla que emite mucha luz por encima de los 600lm. En función de la tecnología usada por la bombilla, gastará más o menos watios para conseguir la misma cantidad de lúmenes. En relación a este valor, y para saber cómo elegir una bombilla correctamente, debemos considerar los luxes (lx). Se trata de lúmenes por metro cuadrado. Este valor no le aparecerá en la bombilla, sin embargo, debe saber la cantidad de lúmenes totales de la habitación que quiere iluminar para saber cuántos debe tener cada punto de luz. En general, para conocer cómo elegir una bombilla correctamente, debe saber que un espacio poco iluminado deberá tener unos 100lx, y un espacio muy iluminado, como la cocina o una oficina, debe tener más de 300lx.
  • Índice de reproducción de color (CRI). Pasa muy a menudo. Vamos a una tienda y vemos una prenda de ropa que nos gusta mucho. Llegamos a casa, y ese marrón no se parece en nada al de la tienda. Esto se debe al índice de reproducción de color de una bombilla. Como su nombre indica, es la capacidad que tiene una bombilla de reproducir todos los colores. Se toma como referencia la bombilla incandescente y los valores van de 0 a 100. Si no quiere ver el aceite de color verde oscuro o la carne algo grisácea, dentro de nuestros consejos sobre cómo elegir una bombilla, le recomendamos las que tienen un CRI superior a 90.

Para saber cómo elegir una bombilla, hay otros elementos que también deberá considerar, como puede ser la rapidez de encendido o el ángulo de apertura del haz de luz en función de su necesidad particular. Si todavía tiene bombillas incandescentes en casa, debería plantearse renovarlas, ya que el ahorro puede llegar hasta el 80%.

Foto: Jason Devaun

Comentarios